INICIAR SESIÓN
Olvidé mi contraseña acceder
Home > Hemeroteca
Viernes 25 de abril de 2014
Dermofarmacia
01/03/2001
Hidratación cutánea y sustancias hidratantes

Una piel seca es fruto de la pérdida de agua del estrato córneo, de una actividad acelerada del recambio epidérmico, o de una función barrera dañada. Por su parte, las sustancias hidratantes tienen la misión de mantener o restituir la homeostasis de la piel, retrasar el envejecimiento cutáneo y dar soluciones a pieles problemáticas, objetivos todos ellos que pueden alcanzarse con la aportación de lípidos de calidad, humectantes y agua.

Para poder abordar un tema como la hidratación cutánea es necesario describir, aunque sea brevemente, cuál es la estructura y funciones de la piel. Ésta se compone de tres capas bien diferenciadas: la epidermis, la dermis y el tejido subcutáneo (o hipodermis) y, a su vez, la epidermis se divide en cuatro capas más: el estrato córneo, la capa granulosa, la capa espinosa y la capa basal.

El estrato córneo es la capa más externa de la epidermis y su función principal es la de proteger frente a la deshidratación y otros estímulos externos como son la radiación UV, factores físicos y factores químicos.

Es importante saber que en la epidermis tiene lugar el proceso de queratinización (o cornificación): las células están en continuo movimiento hacia las capas más externas de la piel hasta convertirse en corneocitos que se caracterizan por el cese de la actividad enzimática celular.

Precisamente la función barrera de la piel la determinan los queratinocitos terminales, los corneocitos y los lípidos intercelulares (o cementantes), presentes previamente en los gránulos lamelares y constituidos por:

­ Ceramidas (50-60%).

­ Colesterol.

­ Ácidos grasos poliinsaturados.

La función de estos lípidos cementantes es sumamente importante para la hidratación, ya que previenen la difusión de las sustancias hidrosolubles, así como la pérdida del factor de hidratación natural (NMF) en el estrato córneo.

Manto ácido hidrolipídico

El NMF forma parte del manto ácido hidrolipídico (película epicutánea), conjuntamente con los lípidos de superficie (sebo y lípidos tales como triglicéridos, ácidos grasos libres, ésteres cerosos, escualeno, etc.).

La composición de esta película epicutánea viene determinada por: productos de la secreción de las glándulas sudorífera ecrina y sebácea, polipéptidos provenientes de los corneocitos, productos de naturaleza purínica y glucídica de los queratinocitos y sustancias lipídicas de origen epidérmico.

El segundo y tercer grupo acaban formando proteínas heterogéneas conocidas con el nombre de queratina. Ésta, conjuntamente con otra proteína, la filagrina, forma una estructura compacta que contribuye a la función protectora del estrato córneo comentada anteriormente. La filagrina se descompone en aminoácidos y uno de sus metabolitos más importantes es el ácido pirrolidín carboxílico (PCA), sustancia caracterizada por su elevada higroscopicidad y sumamente importante ya que regula la cantidad y biodisponibilidad del agua intraepidérmica, así como la pérdida de agua transepidérmica (TWL). Este ácido conjuntamente con otros productos del metabolismo de la filagrina (sustancias orgánicas e inorgánicas hidrosolubles) forman el NMF.

Objetivos de la hidratación cosmética

El objetivo principal de un cosmético hidratante es mantener y aumentar el nivel hídrico superficial, que en condiciones ideales es del 10-20%.

Otro parámetro a tener en cuenta es la cantidad de lípidos cutáneos presentes, sabiendo que esta característica viene determinada por la actividad de las glándulas sebáceas.

Así podemos clasificar los distintos tipos de piel según se indica en la tabla 1.

 

Vemos, pues, que la piel seca se caracteriza precisamente por el bajo contenido hídrico en el estrato córneo. Las causas de una piel seca pueden ser varias: desde la pérdida de agua del estrato córneo a una actividad acelerada del recambio epidérmico, pasando por algo más corriente como que la función barrera esté dañada.

Un cosmético hidratante debe mantener o restituir la homeostasis de la piel, retrasar el envejecimiento cutáneo y dar soluciones a pieles problemáticas y esto se consigue aportando lípidos de calidad, humectantes y agua (evitando su pérdida con sustancias oclusivas, etc.), como veremos a continuación.

Sustancias hidratantes

Los excipientes usados en hidratación suelen ser preferentemente las emulsiones de fase externa acuosa (O/W) por sus mejores características sensoriales y porque liberan agua hacia el estrato córneo. De todas formas también se utilizan las emulsiones de fase externa oleosa (W/O), ya que forman una película oclusiva que retrasa la pérdida de agua transepidérmica. Estas últimas se prefieren en pieles muy secas y de hecho, últimamente, han aparecido en el mercado una serie de excipientes muy interesantes que permiten la fácil elaboración de emulsiones fluidas y más ligeras de fase externa oleosa.

Existen una gran cantidad de sustancias funcionales usadas en los cosméticos hidratantes y las clasificaremos de la siguiente manera: humectantes, hidratantes por otros mecanismos, macromoléculas, sustancias oclusivas y filmógenas y dermolípidos.

Humectantes

Actúan frenando la pérdida de agua por evaporación y se incluyen los siguientes:

­ Polialcoholes. Como el glicerol que presenta una excelente capacidad hidratante; también se usa el Sorbitol.

­ Glicoles. Propilenglicol a bajas concentraciones (por debajo del 10%).

­ Polietilenglicoles de bajo peso molecular. Como el PEG 400.

­ Éteres de glucósidos. Los derivados de la metil glucosa ejercen una acción hidratante y emoliente.

Hidratantes por otros mecanismos

Son moléculas hidrófilas análogas a los componentes de la piel, a saber:

­ Factores de hidratación natural salinos y no salinos que intentan imitar al NMF natural.

­ Ácido láctico, sodio lactato (forma presente en el NMF) y amonio lactato. Se utilizan en dosis del 5 al 10%.

­ Hidrolizados de proteínas.

­ Sacáridos (Saccharide isomerate): glucosa, fructosa, miel.

­ Es en las pieles secas donde el metabolismo del ácido pirrolidín carboxílico está disminuido. Se utiliza la sal sódica o potásica y otros derivados del PCA (estearil, lauril y arginina PCA) a las dosis del 3 al 5%.

­ Queratoplásticos que actúan sobre la queratina de la epidermis: urea (por debajo del 10%), alantoína y los alfahidroxiácidos, todos ellos utilizados a dosis bajas. La alantoína y sus derivados presentan, además de propiedades hidratantes, una importante acción reepitelizante.

­ Vitaminas hidrosolubles.

­ Dexpantenol (hidratante y humectante). Actúa de forma rápida y profunda estimulando también la proliferación celular.

­ Retinol hidrosoluble.

Macromoléculas

Son polímeros hidratantes por su elevado contenido en grupos hidrofílicos. Además, debido a su elevado peso molecular, estas moléculas no penetran en el estrato córneo, pero son sustancias filmógenas, es decir, que tienen la capacidad de formar una película higroscópica y semipermeable. Se incluyen las siguientes macromoléculas:

­ Elastina, colágeno y sus alternativas vegetales de Daucus carota y de Fagus sylvatica, así como las novedosas alternativas de origen marino.

­ Los glicosaminoglicanos (GAG) y los GAG sulfatados. Se encuentran en gran cantidad en todos los tejidos conjuntivos (dermis, cartílago) formando geles hidratados.

­ Ácido hialurónico. Es un glicosaminoglicano con una función clave en la hidratación de la piel por su capacidad de retención del agua. Sus principal función es la de mantener la integridad de la matriz extracelular y, por lo tanto, preservar la hidratación, así como facilitar el transporte de nutrientes e iones. Tópicamente se utiliza en forma de hialuronato sódico o potásico. Existen diversos estudios sobre este ácido. Se conoce que tanto el envejecimiento cronológico como las inflamaciones crónicas y los daños producidos por la radiación ultravioleta producen cambios en el ácido hialurónico. Se ha utilizado también como regenerador tisular en la curación de heridas.

­ Chitosán. Es un derivado soluble de la quitina con una capacidad hidratante similar a la del ácido hialurónico. Actúa disminuyendo la pérdida de agua transepidérmica, presenta propiedades filmógenas y espesantes.

­ Hidrolizados de fibronectina. Intervienen en la unión entre los GAG, el colágeno y las fibras elásticas.

­ Proteoglicanos. Mezcla de proteínas (colágeno) y GAG, unidos por enlaces covalentes.

­ Amorphophallus konjac(denominación INCI: Mannan). Es un polisacárido que ejerce una acción filmógena e hidratante similar al ácido hialurónico, debido al elevado número de grupos polares hidroxilo presentes. Se comercializa una solución hidrosoluble para la formulación cosmética.

­ Polisacáridos con propiedades filmógenas. Pueden ser de origen biotecnológico, como el Biosaccharide Gum-1, o una alternativa vegetal al ácido hialurónico, como la Ceratonia siliqua.

Sustancias oclusivas y filmógenas

Habitualmente forman parte de la fase oleosa de las emulsiones, formando una película más o menos oclusiva en la superficie cutánea y mejorando la retención de agua. De esta forma, las funciones de estas sustancias, denominadas también emolientes cuando son sustancias lipofílicas líquidas, son:

­ Hidratante.

­ Lubricante.

­ Protectora.

­ Suavizante de la piel.

En este grupo encontramos toda una serie de sustancias tales como:

­ Hidrocarburos parafínicos como vaselina, parafina líquida, etc.

­ Hidrocarburos triterpénicos como escualano o perhidroescualeno.

­ Siliconas.

­ Ceras.

­ Aceites vegetales.

­ Grasas.

­ Lanolina y derivados.

La elección del emoliente o de la combinación de emolientes influye notablemente en las características sensoriales del producto final (el brillo, el tacto más o menos oleoso, etc.).

Además de las emulsiones de fase externa oleosa y de fase externa acuosa comentadas anteriormente, existen también las emulsiones múltiples (W/O/W y O/W/O), que presentan unas propiedades hidratantes superiores a las emulsiones clásicas.

Dermolípidos

Son lípidos afines a la piel, como los siguientes:

­ Fosfolípidos. Fosfatidilserina, fosfatidilcolina y, en consecuencia, los liposomas, ya que están formados a partir de fosfolípidos.

­ Ceramidas. Restauran la barrera lipídica del estrato córneo, favoreciendo la normalización de la piel seca a largo plazo.

­ Escualano o perhidroescualeno.

­ Insaponificables de los aceites vegetales de soja, de aguacate, de oliva y de trigo.

­ Ácidos grasos esenciales poliinsaturados. Ácido linoleico y ácido gammalinolénico.

­ Algunos aceites vegetales. Borrajas, onagra, soja, rosa mosqueta, etc.

­ Vitamina F. Es una mezcla de ácidos grasos poliinsaturados.

­ Mezcla de triglicéridos, ácido araquidónico, ácido linoleico y ácido linolénico.

Características de un cosmético hidratante

Comentaremos a continuación los requisitos que tiene que presentar un buen producto hidratante, a saber:

­ Capacidad oclusiva.

­ Aportar humectación.

­ Aportar lípidos estructurantes a la capa córnea.

­ Aportar lípidos superficiales.

­ Adición de hidratantes a la formulación.

Con estas premisas, junto con todo el arsenal de posibles excipientes y sustancias funcionales disponibles, no tiene que ser difícil para el farmacéutico formular o aconsejar productos cosméticos hidratantes de calidad en la propia farmacia. *

FORMACIÓN ACREDITADA
Acceda a nuestra plataforma de e-learning para seguir las actividades formativas que más le interesen.
AGENDA
CONGRESOS
Fundación de Ciencias del Medicamento y Productos Sanitarios
24/10/2013
LIBROS DE SU INTERÉS

Vanaclocha, B./Cañigueral, S.
FITOTERAPIA

Herrera Carranza, J./Montero Torrejón, J.C.
Atención Farmacéutica en Pediatría

© ELSEVIER 2010. Reservados todos los derechos.
dFarmacia.com es un portal dirigido exclusivamente a los profesionales de la farmacia.
Science direct