INICIAR SESIÓN
Olvidé mi contraseña acceder
Home > Hemeroteca
Jueves 27 de noviembre de 2014
Fichas de Ortopedia
01/09/2005
Selección y adaptación de sillas de ruedas convencionales

La selección de una silla de ruedas es una cuestión muy importante en la que hay que tener en cuenta una serie de factores para que su adaptación al paciente, en función de sus características personales y de su entorno de utilización, sea la más adecuada y cumpla con los objetivos previstos. En esta ficha abordaremos todas estas consideraciones y nos centraremos en los dos tipos de sillas de ruedas más habituales, la silla de ruedas manual no autopropulsable --especialmente indicadas para interiores-- y la silla de ruedas manual autopropulsable y plegable.

Definición de sillas de ruedas

Las sillas de ruedas forman parte de las ayudas técnicas, es decir, de los dispositivos físicos de aplicación que posibilitan o mejoran la realización de actividades del aparato locomotor mermadas por deficiencias, discapacidades o minusvalías de tipo parcial o total1.

Las sillas de ruedas son vehículos individuales que favorecen el traslado de personas que han perdido, de forma permanente, total o parcialmente, la capacidad de desplazarse. Hay que tener en cuenta que la silla de ruedas debe ser adecuada para su grado de invalidez2.

Por tanto, las sillas de ruedas facilitan la movilidad a pacientes que no pueden caminar ni desplazarse por sí mismos con otros dispositivos, facilitando así su autonomía e integración social3.

Tipos de sillas de ruedas

* Manuales. A su vez, se pueden dividir en varios tipos, en función de que se puedan plegar y puedan autopropulsarse por el paciente. En las sillas de ruedas manuales también se incluyen las no autopropulsables y plegables, diseñadas especialmente para alteraciones funcionales infantiles, las conocidas como «sillas paraguas»4.

* Con motor y dirección eléctricos.

Elementos de las manuales

Son las sillas más utilizadas, y también se conocen como sillas de ruedas estándar4. Los elementos de este tipo de sillas de ruedas se muestran en la figura 1.

Fig. 1. Descripción de componentes de la silla de ruedas.

Manuales autopropulsables y plegables4

Son sillas de ruedas con chasis de acero cromado o lacado, casi siempre en un solo color. Son plegables, ya que incorporan barras de cruceta y un asiento y un respaldo flexible de material impermeable e ignífugo. Incorporan, además, reposabrazos y reposapiés, que pueden ser abatibles y desmontables (fig. 2). Esta silla se impulsa por el propio paciente manualmente, a través de aros de autopropulsión incorporados en las ruedas traseras motrices, de 600 mm de diámetro. Las ruedas delanteras, de 130-200 mm de diámetro, son las ruedas directrices. El peso total de estas sillas suele oscilar entre los 15-30 kg, dependiendo de los materiales con los que está fabricada y los accesorios que pueda incorporar.

Fig. 2. Silla de ruedas manual y plegable.

Están indicadas para personas con imposibilidad para caminar, pero con la suficiente fuerza y movilidad articular de los miembros superiores, y que no presenten otras discapacidades asociadas que impidan la autopropulsión de la silla.

La función de estas sillas es permitir el desplazamiento de forma autónoma a las personas con incapacidad para caminar.

Manuales no autopropulsables y no plegables3

Es una silla de ruedas manual controlada por asistente. Dispone de chasis rígido, reposapiés y reposabrazos abatibles y desmontables. El asiento y el respaldo están acolchados y son de material impermeable e ignífugo, y se pueden adaptar a las características antropomórficas de los pacientes. Dispone de un sistema de frenos y generalmente de cuatro ruedas inferiores a 300 mm de diámetro, aunque a veces las dos traseras pueden ser de mayor tamaño. En general, suelen ser macizas o de poliuretano, y algunas veces son neumáticas (fig. 3).

Fig. 3. Silla de ruedas manual y no plegable.

Están indicadas para personas con imposibilidad para caminar y para impulsar una silla de forma autónoma. Su función es trasladar personas con incapacidad para caminar mediante el manejo de la silla por un asistente.

Adaptación de las sillas de ruedas convencionales

Hay muchos modelos de sillas de ruedas en el mercado, pero no todas valen para cualquier persona. A la hora de seleccionar una silla de ruedas, hay una serie de factores a tener en cuenta que van a influir en el resultado final. Cuestiones como el tipo de discapacidad, dimensiones, finalidad de la silla (para trabajar, realizar actividades deportivas, para el domicilio o la residencia, etc.), medio en el que va a utilizarla (rural, urbano, accidentado, sin cuestas, etc.), precio y otras muchas determinaciones determinarán el modelo que habrá que adquirir. Su adquisición debe considerarse como una cuestión de suma importancia para el paciente, y tiene que hacerse después de una correcta valoración de todos estos factores5.

Un paciente adquirirá una silla de ruedas adecuada cuando esté correctamente adaptada a sus características personales, teniendo en cuenta sus medidas corporales, su peso y su discapacidad. Además, la silla debe responder correctamente al uso deseado, que puede ser más o menos activo, contemplando las aficiones, el trabajo y el estilo de vida del paciente. Por último, en la elección de la silla se considerará el entorno de utilización, que podrá incluir interiores o exteriores, y habrá que prestar especial atención a los espacios habituales de desplazamiento, a sus dimensiones (puerta y pasillos) y particularidades (tipos de suelo, rampas, etc.). A veces, será necesario adaptar el entorno6.

Es importante que queden 5 cm a cada lado de la silla al pasar por las puertas (para una silla de 70 cm de ancho, las puertas deben ser de 80 cm). Además, hay que tener en cuenta el peso total de la silla, la longitud máxima (recomendación: 120 cm), la anchura total (recomendación: 70 cm) y la altura total (que no sobrepase los 110 cm)7.

Además de estos criterios generales para elegir una silla de ruedas, hay que tener en cuenta una serie de criterios específicos, todos ellos señalados en la tabla 18.

A partir de estas consideraciones hemos elaborado un protocolo de medidas para la adaptación de sillas de ruedas manuales (fig. 4).

Fig. 4. Protocolo de medidas para la adaptación de sillas de ruedas manuales .



Bibliografía



1. CEO. Libro Blanco de la Ortopedia en España (2002).
2. Orden de 18 de enero de 1996 de desarrollo del RD 62/1995, de 20 de ener.o, para la regulación de la prestación ortoprotésica (BOE del 7 de febrero).
3. Guía descriptiva de ortoprótesis. Tomo 1. Sillas de ruedas, prótesis especiales y ortesis de columna vertebral. Consejo Interterritorial del SNS. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo; 2000.
4. Levy AE. Sillas de ruedas. Capítulo 12. En: Ortopodología y aparato locomotor. Ortopedia de pie y tobillo. Barcelona: Masson; 2003.
5. http://www.nacom.es/Saludalia/web_saludalia/cirugia/doc/rehabilitacion/doc/silla_elegir.htm.
6. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Documentos Técnicos. Guía de Selección y Uso de Sillas de Ruedas. Madrid; 1998.
7. Poveda R, et al. Cómo elegir tu silla de ruedas manual. Guía fácil. Valencia: Instituto de Biomecánica de Valencia; 2002.
8. Poveda R, Lafuente R, Sánchez-Lacuesta J, Romañach J. Manual del usuario de sillas de ruedas. IBV. Confederación Coordinadora Estatal de Minusválidos Físicos de España; 1998.
FORMACIÓN ACREDITADA
Acceda a nuestra plataforma de e-learning para seguir las actividades formativas que más le interesen.
AGENDA
CONGRESOS
Fundación de Ciencias del Medicamento y Productos Sanitarios
24/10/2013
LIBROS DE SU INTERÉS

Aranceta Bartrina, J./Pérez, C.
Frutas, verduras y salud

Bravo Díaz, L.
Farmacognosia

Carruthers, J./Carruthers, A.
Toxina Botulínica + DVD-ROM

© ELSEVIER 2010. Reservados todos los derechos.
dFarmacia.com es un portal dirigido exclusivamente a los profesionales de la farmacia.
Science direct