INICIAR SESIÓN
Olvidé mi contraseña acceder
Home > Hemeroteca
Sábado 22 de noviembre de 2014
Farmacoterapia
01/09/2009
Sinusitis crónica. Etiología, clínica y tratamiento.
RAQUEL OLALLA. M. JOSÉ TERCERO.

La sinusitis es la inflamación aguda o crónica de los senos paranasales, especialmente de la mucosa, si bien con frecuencia pueden verse afectados los tejidos vecinos como las fosas nasales, ojos y oído medio. Cuando la sinusitis sigue reapareciendo o continúa por un período prolongado, se considera crónica. Los síntomas son muy variados y aunque no suelen ser graves, producen molestias que disminuyen considerablemente la calidad de vida de los pacientes.

DESCRIPCIÓN

Los senos paranasales son cavidades pares, llenas de aire, situadas dentro de los huesos de la mejilla que se encuentran alrededor y detrás de la nariz: frontal, etmoidal, esfenoidal y maxilar. Son cavidades estériles, recubiertas de un epitelio respiratorio con células caliciformes. Estos cilios son los que con su movimiento mantienen libres de agentes infecciosos estas cavidades. Normalmente, el aire entra y sale de los senos paranasales y el moco y las secreciones drenan desde éstos a la nariz. Por tanto, cualquier agresión dará lugar a una obstrucción del drenaje de los senos y a una extravasación del plasma, con el consecuente cuadro inflamatorio.

Las sinusitis, en función de la duración de los síntomas, se pueden clasificar en:

  • Aguda: dura menos de 1 mes y los síntomas remiten completamente.
  • Subaguda: con una duración de 1-3 meses y resolución completa de los síntomas.
  • Crónica: dura más de 3 meses, con posibles reagudizaciones.

La sinusitis crónica es mucho menos común que la aguda y aunque puede producir síntomas menos graves, puede ocasionar daño a los tejidos de los senos paranasales.

ETIOLOGÍA

Frecuentemente la sinusitis crónica se produce como resultado de episodios repetidos o tratados inadecuadamente de sinusitis aguda. Cualquier causa que provoque obstrucción en el ostium dificulta el drenaje del seno y provoca retención de las secreciones, favoreciendo el desarrollo potencial de la sinusitis. Si bien la principal causa de la sinusitis aguda son las infecciones bacterianas, en el caso de la sinusitis crónica el papel de la infección bacteriana como causa primaria es controvertido. Suele ser, con más frecuencia, consecuencia de factores no infecciosos. Las principales bacterias causales de sinusitis crónica con pólipos nasales son Staphylococcus aureus y Haemophilus influenzae entre las aerobias y Prevotella y Peptostreptococcus entre las anaerobias.

La sinusitis crónica puede aparecer a cualquier edad. En el caso de los niños, generalmente se debe a la presencia de adenoides grandes. En los adultos, los motivos suelen ser una combinación de factores predisponentes como la alergia, más alteraciones anatómicas del interior de la nariz y senos paranasales. Así, las causas de la sinusitis crónica abarcan:

  • Bloqueo en la nariz por alergias. La alergia puede ocasionar inflamación crónica del revestimiento de los senos y la nariz. Esta inflamación impide la eliminación frecuente de bacterias de estas cavidades, aumentando las probabilidades de desarrollar sinusitis. En concreto, la alergia a la especie de hongo Aspergillus parece producir una forma de sinusitis crónica difícil de tratar.
  • Problemas inmunológicos: se están llevando a cabo investigaciones para relacionar la sinusitis crónica en niños con anomalías en el sistema inmunológico.
  • Problemas estructurales en la cavidad nasal, como el estrechamiento de los conductos de drenaje dentro de la nariz o la obstrucción nasal por tumores, pólipos o desviación del septum nasal.
  • Infecciones dentales que se pueden diseminar a los senos paranasales.
  • Procesos catarrales no tratados.
  • Reflujo gastroesofágico: el efecto irritativo del material refluido actúa directamente sobre la mucosa de los senos, provocando edema y disminución de la capacidad de limpieza de los cilios. En diferentes estudios realizados en niños con sinusitis refractarias al tratamiento habitual se ha demostrado una incidencia de reflujo gastroesofágico del 63%. En este tipo de pacientes, el tratamiento del reflujo gastroesofágico mejora los síntomas de sinusitis hasta en el 80% de los casos.
LAS INFECCIONES CRÓNICAS DE LOS SENOS PARANASALES GENERALMENTE SE ACABAN CURANDO, PERO PUEDEN REQUERIR UN TRATAMIENTO PROLONGADO

CLÍNICA

El diagnóstico de la sinusitis crónica se basa en una anamnesis adecuada y en un cuidadoso examen físico, en el que mediante el método llamado de percusión, el médico da ligeros golpecitos en la cara sobre los senos paranasales para revelar dolor o sensibilidad al tacto en el área. Asimismo, se pueden realizar otras pruebas complementarias como son radiografía o tomografía computarizada de los senos paranasales, pruebas cutáneas de alergia y muestras de las secreciones nasales. El médico también puede realizar una endoscopia, llevando la fibra óptica hasta la cavidad nasal a través de las fosas nasales. En ocasiones se toman biopsias de la mucosa para descartar una fibrosis quística. Recientemente, investigadores de la Universidad de Georgia (Estados Unidos) han identificado en sangre un perfil proteico característico de sinusitis crónica. El test proteico permitirá el diagnóstico objetivo de esta patología sin depender de los síntomas o las observaciones clínicas y puede convertirse en un nuevo biomarcador molecular y genético para ayudar al cribado de pacientes de una manera más rápida y efectiva. Estas nuevas herramientas pueden indicar la predisposición del paciente a desarrollar sinusitis crónica y establecer terapias adecuadas.

La clínica de la sinusitis crónica es muy variada, y aunque no suele producir complicaciones graves, la sinusitis provoca síntomas dolorosos e incómodos que empeoran la calidad de vida de los pacientes. La respiración oral a la que obliga la sinusitis empeora el descanso nocturno y aumenta las molestias y afectaciones faríngeas. Los síntomas más frecuentes son:

  • Dolor facial alrededor de los ojos, en la frente o en las mejillas.
  • Cefaleas (se agravan con la presión en las zonas de los senos).
  • Dolor en el paladar o en los dientes.
  • Fiebre.
  • Secreción mucopurulenta.
  • Tos de predominio nocturno.
  • Obstrucción nasal.
  • Voz nasal.
  • Halitosis.
  • Ronquidos.

Si estos síntomas no se tratan correctamente, pueden dar lugar en ocasiones incluso a complicaciones más graves como abscesos cerebrales, meningitis u osteomielitis.

TRATAMIENTO

Las infecciones crónicas de los senos paranasales generalmente se pueden curar, pero pueden requerir un tratamiento prolongado. La sinusitis crónica tiende a reaparecer, especialmente si no se corrigen las afecciones subyacentes como la obstrucción nasal.

Aunque los medicamentos pueden prevenir frecuentemente la recurrencia de sinusitis, en algunas ocasiones se requiere de cirugía para eliminar la obstrucción nasal. Los pacientes con sinusitis crónica suelen presentar más de un factor predisponente, por lo que el tratar un solo factor no es suficiente. El médico decidirá el tratamiento más adecuado atendiendo al diagnóstico, tras el estudio de la historia clínica del paciente y las pruebas realizadas.

A continuación se señalan las distintas alternativas para el tratamiento de la sinusitis crónica.

FARMACOTERAPIA

La terapia farmacológica se basa en descongestionantes orales y corticoides de uso tópico (aerosoles nasales) que disminuyen el edema nasal mejorando la ventilación, analgésicos para aliviar el dolor, mucolíticos que disminuyen la viscosidad de la mucosidad nasal facilitando su evacuación y antihistamínicos para reducir la frecuencia de los estornudos y el volumen de la destilación nasal en los casos de procesos alérgicos. Se administrarán antibióticos (generalmente amoxicilina-clavulánico durante 3-4 semanas) si se ha comprobado que el origen de la infección es bacteriano. Según un estudio llevado a cabo por investigadores estadounidenses, los antibióticos nebulizados suprimen los síntomas y la infección en los casos de sinusitis crónica difícil de tratar y son una opción terapéutica para pacientes con sinusitis recalcitrantes en quienes los antibióticos orales o intravenosos han fracasado. Si la causa es el reflujo gastroesofágico, se podrá administrar antihistamínicos H2 (ranitidina) o inhibidores de la bomba de protones (omeprazol/lansoprazol).

HIGIENE NASAL

Los lavados nasales con agua, suero fisiológico o las llamadas «aguas de mar» son útiles para facilitar el drenaje de las secreciones y aliviar los síntomas.

LOS LAVADOS NASALES CON AGUA, SUERO FISIOLÓGICO O «AGUAS DE MAR» SON ÚTILES PARA FACILITAR EL DRENAJE DE LAS SECRECIONES Y ALIVIAR LOS SÍNTOMAS

HÁBITOS Y ESTILOS DE VIDA

A menudo, un cambio de hábitos puede ayudar a aliviar o prevenir los síntomas de la sinusitis crónica. En este sentido, se recomienda:

  • Evitar el tabaco, el humo y los olores fuertes.
  • Evitar nadar en piscinas tratadas con cloro o utilizar pinzas nasales, ya que el cloro es muy irritante para las fosas nasales.
  • Cuidar la dentadura para evitar la sinusitis odontógena.
  • Aumentar el consumo de líquidos.
  • Realizar inhalaciones de vapor.
  • Cambiar los hábitos dietéticos en caso de que la causa de la sinusitis sea reflujo gastroesofágico, evitando los fritos y las bebidas gaseosas o que contengan cafeína o chocolate. También es recomendable intentar cenar 3 horas antes de acostarse y no tomar ni leche ni zumos de frutas.

Los riesgos de contraer sinusitis se pueden disminuir con el uso de descongestionantes durante los períodos de infección de las vías respiratorias superiores; sin embargo, los aerosoles nasales deben usarse sólo durante períodos cortos para evitar el riesgo de que la congestión empeore.

CIRUGÍA

La intervención quirúrgica puede estar indicada en caso de que el tratamiento farmacológico no haya dado resultado y la causa del problema sea una alteración anatómica o un mal drenaje de los senos paranasales. Se realiza mediante cirugía endoscópica nasal. Es uno de los principales avances quirúrgicos en otorrinolaringología: la cirugía se lleva a cabo a través de las fosas nasales, sin cicatrices externas visibles. Of



Bibliografía



1. Álvarez JJ. Los procesos catarrales no tratados derivan con frecuencia en sinusitis crónica. 2008. Disponible en: http: //www.clinicalaluz.es/comun/pdf/080408_NP_OTORRINO.pdf
2. Anónimo. La miel, el más dulce tratamiento para la sinusitis. Disponible en: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_69687.html
3. Anónimo. La sinusitis crónica tiene un perfil proteico característico. 2008. Disponible en: http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/especialidades/otorrinolaringologia/es/desarrollo/1112406.html
4. Arias A, de Pascual B. Farmacología de las patologías ORL. En: Avances en farmacología y farmacoterapia; 2005. p.190-193
5. Cano J, García A, Pacheco J. Influencia del reflujo gastroesofágico en el desarrollo de enfermedades de la vía aérea superior. An Pediatr (Barc). 2003; Monog.1(1):47-54
6. Sinusitis crónica 2008. Disponible en: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000677.htm
7. Chinski H. Sinusitis crónica. 2008. Disponible en: http://www.cechin.com.ar/sinusitis-cronica.asp
FORMACIÓN ACREDITADA
Acceda a nuestra plataforma de e-learning para seguir las actividades formativas que más le interesen.
AGENDA
CONGRESOS
Fundación de Ciencias del Medicamento y Productos Sanitarios
24/10/2013
LIBROS DE SU INTERÉS

Herrera Carranza, J./Montero Torrejón, J.C.
Atención Farmacéutica en Pediatría

Vanaclocha, B./Cañigueral, S.
FITOTERAPIA

Aranceta Bartrina, J./Pérez, C.
Frutas, verduras y salud

Draelos, Z.D.
Cosmecéuticos

© ELSEVIER 2010. Reservados todos los derechos.
dFarmacia.com es un portal dirigido exclusivamente a los profesionales de la farmacia.
Science direct